¿Sabías estos beneficios de los cacahuates?

El cacahuate, esta deliciosa semilla de la familia de las leguminosas, es sorprendente porque contiene reunidas casi todas las propiedades que tu organismo necesita (y que generalmente se encuentran solo en un cúmulo variado de alimentos): encontrarás en esta semilla, también conocida como maní, vitaminas, minerales, proteínas, antioxidantes, fibra, calcio y ácidos grasos benéficos.cacahuates

Por su contenido inigualable de nutrientes benéficos, todo esto hará por ti:

Es muy buen anticancerígeno, sobre todo contra el de mama

Comer 30 g de cacahuate natural al menos una vez a la semana reduce 3 veces el riesgo de padecer cáncer de mama por sus antioxidantes y ácidos grasos beéficos. En general, el beta-sitosterol del cacahuate ayuda a disminuir el crecimiento de las células cancerosas.

 

Reduce altamente las enfermedades cardíacas

El consumo de cacahuate puede reducir 19% la mortalidad relacionada a enfermedades cardíacas, según un estudio de Harvard.

 

Es un antioxidante incluso más poderoso que las uvas

El cacahuate contiene casi 30 veces más resveratrol que las uvas; un compuesto antioxidante aliado en la lucha contra el colesterol.

 

Reduce el Colesterol

Tiene ácidos grasos monoinsaturados que ayudan a reducir el colesterol malo y mantienen las concentraciones del colesterol bueno.

 

Fortalece tu sistema inmunológico 

Tiene un alto contenido de arginina, un aminoácido al que se le confieren propiedades curativas para heridad, fortalece el sistema de inmunológicos

 

Fortalece tu mente

Por su vitaminas del comblejo B, el cacahuate mantiene sano tu sistema nervioso central y periférico, lo que evita la pérdida de memoria, tics nerviosos y movimientos incontrolados.

 

Fortalece tus huesos

Tiene minerales como el fósforo y calcio que ayudan a formar huesos fuertes y sanos, también magnesio, esencial en la formación de huesos

 

Belleza

Su vitamina E actúa como antioxidante que protege las células de la piel de la luz ultravioleta, la contaminación y otros elementos que producen los temibles radicales libres.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*