Niño de 13 años crea impresora Braille con Legos

Shubham Banerjee es un niño de 13 años que inició una compañía para desarrollar máquinas de bajo costo para la impresión en sistema braille. Incluso Intel Corp. ya invirtió en su incipiente empresa, Braigo Labs.

Shubham BanerjeeShubham Banerjee llamó a su invento Braigo, como una unión entre braille y lego. Es que la máquina está construido con las populares piezas de Lego infantiles, en su versión “robótica” MindStorms EV3, que incluye motores, sensores y un microprocesador.

El proyecto de Shubham arrancó como una idea para el concurso de ciencias de la escuela. Lo hizo después de preguntar a sus padres cómo leen los ciegos.

“Búscalo en Google”, le respondieron.

El alumno de octavo grado investigó en internet y se alarmó cuando supo que las impresoras de Braille costaban por lo menos 2.000 dólares, un costo excesivo para muchos no videntes, en especial en los países en desarrollo.

“Supuse que el precio no debía ser ese. Sé que habría un modo más sencillo de hacerlo”, afirmó.

Así, Shubham, Buscó información, aprendió cómo se codifican las letras en Braille y se puso manos a la obra.

Lo cierto es que tuvo que construir siete modelos previos que no funcionaron, pero la perseverancia tuvo su premio: el último resultó ser totalmente funcional.

La Braigo, a diferencia de las impresoras de tinta, no es precisamente rápida: alcanza entre cinco y siete letras por segundo. Su objetivo principal es que sirva para enseñar Braille, de modo que el educador u otra persona ha de introducir letra a letra las palabras que se quieren imprimir.

El jovencito desea desarrollar una impresora Braille que cueste unos 350 dólares y sea liviana comparada con los modelos actuales que pueden pesar más de 9 kilogramos.

La máquina se usaría para imprimir material de lectura Braille en papel, utilizando puntos en relieve en vez de tinta, desde una computadora personal o artefacto electrónico.

“Mi objetivo final será probablemente que la mayoría de los ciegos usen mi impresora Braille”, dijo Shubham, que vive en el suburbio californiano de Santa Clara, muy cerca de la sede central de Intel.

Después que la impresora “Braigo” ganó numerosos premios y un apoyo entusiasta de la comunidad de personas de visión disminuida, el muchacho lanzó su empresa con una inversión inicial de su padre por 35.000 dólares.

“Nosotros como padres empezamos a involucrarnos más, considerando que él está logrando algo y que este proceso debe continuar”, afirmó su padre Niloy Banerjee, un ingeniero que trabaja para Intel.

Los ejecutivos de Intel se impresionaron tanto con la impresora que en noviembre invirtieron una suma no revelada en la firma del muchachito.

Directivos de la empresa creen que es la persona de menor edad que recibe una inversión a cambio de una participación en su compañía.

Primero hizo su impresora para una feria de ciencias, pero la empresa Intel invirtió en su proyecto.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*